No hacemos ruido, hacemos radio

Más de 80 asesinatos marcan un sangriento primer fin de semana del 2018 en méxico

8 enero, 2018 / Actualidad

A los 52 muertos del sábado se suman siete presuntos sicarios abatidos en Baja California y once víctimas más en Guerrero la madrugada del domingo

Este violento primer fin de semana del 2018 en México, sin que las autoridades logren detener la sangría, hace temer lo peor para este último año del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto en cuanto seguridad, violencia y asesinatos de civiles. Dos enfrentamientos el pasado domingo dejaron una veintena de muertos. Y si el sábado fue Chihuahua la región golpeada, con casi 30 fallecidos, al día siguiente le toco el turno sangriento a los estados de Baja California, Guerrero y Colima. Las fuerzas de seguridad no logran parar la violencia y los mexicanos se sienten abandonados a su suerte.

México acabó el 2017 como el año más violento del que se tiene conocimiento según los registros. El país contabilizó 26.573 asesinatos entre enero y noviembre del año pasado, según datos oficiales. Los especialistas esperaban que se rompiera con facilidad el techo de muertes violentas marcado en 2011. En ese año hubo 27.199 homicidios, mientras el país libraba uno de los episodios más violentos de la guerra contra el narco impulsada por el entonces presidente Felipe Calderón. Pero ni entonces ni ahora, con Peña Nieto en el gobierno y las fuerzas de seguridad mexicanas logran diseñar una estrategia que garanticen la vida, la integridad, ni la seguridad de las ciudadanas y los ciudadanos.

Con una media mensual de más de 2.000 homicidios dolosos, México está a un paso de superar los 27.199 de 2011. Desde la salida de los militares a patrullar las calles en diciembre de 2006, los índices de asesinatos -homicidios dolosos, el delito más relacionado con el crimen organizado- se dispararon hasta el pico de 2011, para ir después ir disminuyendo hasta marcar un suelo en 2014, un año en el que paradójicamente se produjeron dos sucesos de gran potencia simbólica: la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la matanza de civiles a manos del ejército en Tlatlalya.

Cumpliendo una larga demanda de las organizaciones sociales, la secretaría de Gobernación se vio forzada a elaborar una lista donde aparecen desagregados 31 nuevos delitos, contabilizados durante los últimos tres años. Desglosan el número de investigaciones relacionadas con los feminicidios. Más de 1500 investigaciones fueron abiertas por feminicidio. Vinculadas a la violencia contra las mujeres, se registran también en apartados independientes cifras sobre abuso (41,580), acoso (1.540), hostigamiento (2.670) y violencia de género (5.101). Entre los datos más potentes, resaltan también las denuncias presentadas por violencia intrafamiliar, que superan la estratosférica cifra de 400.000, mayor que cualquiera de los demás apartados acumulando los tres años contabilizados.

Otros delitos de los que ya se tienen cifras son: cometidos por servidores públicos (36,478), corrupción de menores (5,489), delitos electorales (1,840), aborto (1,540), trata de personas (1,034) y tráfico de menores (467). A Peña Nieto solo le quedan unos meses al frente del gobierno y si en los cinco años previos sus estrategias y planes contra la violencia no dieron resultado no parece ser que en menos de un año pueda garantizar a los mexicanos su seguridad, ni mucho menos frenar los asesinatos.