Catorce muertos y más de 100 heridos es el balance parcial de dos atentados terroristas en Barcelona y Cambrils en un mismo día

Ayer hacia las 17:00 (Hora local) una furgoneta atropellaba a decenas de personas en la Rambla, uno de los paseos peatonales más concurridos de la capital catalana, de este primer ataque la Generalitat confirma hasta el momento 13 víctimas fatales y más de un centenar de heridos, 15 de ellos de mucha gravedad. Horas más tarde, sobre la media noche, otro atropello múltiple en el paseo marítimo del municipio de Cambrils hacía saltar todas las alarmas. Allí cinco individuos que circulaban en un turismo atropellaron al menos a 6 viandantes y tras chocar, viéndose bloqueados por la policía, bajaron del coche armados de cuchillos para intentar seguir matando, finalmente fueron abatidos por varios agentes.

Los Mossos d’Esquadra confirmaron en su página de Twitter que los cinco estaban ataviados con lo que parecían ser cinturones explosivos, que resultaron ser falsos, e intentaron repetir un atentado por atropellamiento, similar al ocurrido en Barcelona en la tarde del jueves. Por los ataques ya hay cuatro detenidos, entre ellos uno identificado como Driss Oukabir, hermano del autor material del atropello en Barcelona, Mousa Oukabir,  quien todavía permanece huido. Los atentados fueron reivindicados anoche mismo por el Estado Islámico.

Hasta ahora se ha confirmado las identidades de un español, una belga, tres alemanes y dos italianos fallecidos. La mayoría de las personas atropelladas en el ataque de la Rambla de Barcelona eran extranjeras, de hasta 20 nacionalidades. Entre ellas se encuentran varias personas de origen latinoamericano, se habla de venezolanos, colombianos, costarricenses y mexicanos.

Dentro de la operación antiterrorista desplegada, las fuerzas de seguridad han localizado también un segundo vehículo sospechoso en el municipio de Vic (Barcelona), que agentes especializados en explosivos han examinado sin encontrar peligro, aunque investigan si tiene relación con el atentado. El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha encabezado un comité de crisis horas después del atentado, al que ha acudido también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La investigación por el doble atentado en Cataluña, con atropellos en Barcelona y Cambrils, busca ahora conexiones con la explosión registrada a primera hora de la madrugada del jueves en un chalé de Alcanar (Tarragona)  a unos 120km de Barcelona, que provocó la muerte de una persona, heridas a otras siete y dejó la vivienda completamente destruida. Los agentes encontraron cerca de 20 bombonas de gas entres los restos que al parecer estaban siendo manipuladas para usarlas como una gran bomba, la tragedia según dicen pudo haber sido peor.